HESICASMO

Bienvenidos. Este es un blog dedicado a la espiritualidad y, en especial, al hesicasmo, la vía mística de la Iglesia Cristiana Ortodoxa.
En la columna de la izquierda se incluyen textos sobre el hesicasmo (fundamentos, práctica, historia, biografías, frases para meditar, etc.) En la columna de la derecha se presentan mis meditaciones y aportaciones, modestas aportaciones, a esta vía mística. Os agradeceré vuestros comentarios que, a buen seguro, nos harán bien a todos.
La Paz de Dios sea con todos nosotros.

¿Ya os habéis olvidado?

HAITI: más de 500 muertos por cólera. El Servicio Andaluz de Salud está preparando atención médica, aquí en España, para varias decenas de niños haitianos. Algunas ONG's están recogiendo fondos para cubrir los gastos de viaje y estancia de padres e hijos. Y ¿tú que haces?

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Orar como,... Madre Teresa de Calcuta

Todo hesicasta debe saber orar antes de meditar y, cuando sabe meditar, debe "conocer" como oran y como meditan los demás porque el beneficio de la oración y de la meditación en comunidad potencia terriblemente el acto individual.
Esta mañana, camino del trabajo, iba oyendo Radio María (96,8 FM) y oí por segunda vez la oración de la Madre Teresa de Calcuta para aprender a amar. No me he resistido y os la ofrezco. Dice así:

ORACION PARA APRENDER A AMAR



Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que necesite comida;


Cuando tenga sed, dame alguien que precise agua;


Cuando sienta frío, dame alguien que necesite calor.


Cuando sufra, dame alguien que necesita consuelo;


Cuando mi cruz parezca pesada, déjame compartir la cruz del otro;


Cuando me vea pobre, pon a mi lado algún necesitado.


Cuando no tenga tiempo, dame alguien que precise de mis minutos;


Cuando sufra humillación, dame ocasión para elogiar a alguien; Cuando esté desanimado, dame alguien para darle nuevos ánimos.


Cuando quiera que los otros me comprendan, dame alguien que necesite de mi comprensión;


Cuando sienta necesidad de que cuiden de mí, dame alguien a quien pueda atender;


Cuando piense en mí mismo, vuelve mi atención hacia otra persona.

Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos;


Dales, a través de nuestras manos, no sólo el pan de cada día, también nuestro amor misericordioso, imagen del tuyo.




1 comentario:

  1. ¡Qué belleza!
    ¡Qué Verdad!
    Somos lo que damos.
    Gracias, Fernando.
    Con Amor
    e

    ResponderEliminar